Oro alcanza nuevos máximos en medio de tensiones globales

El viernes pasado, el precio del oro superó los 2.400 dólares por onza, marcando un hito histórico en un contexto de crecientes tensiones en Oriente Medio. Este aumento representa la cuarta semana consecutiva de ganancias para el oro, evidenciando una búsqueda generalizada de refugio por parte de los inversores en medio de la incertidumbre global.

El incremento en el precio del oro ha tenido un efecto notable en otros metales preciosos como la plata, el platino y el paladio, los cuales también han experimentado variaciones significativas. Por ejemplo, el platino se ha aproximado a los 1.000 dólares por onza, mientras que el paladio y la plata han alcanzado máximos recientes y ganancias semanales.

Expertos atribuyen este repunte del oro a las crecientes tensiones geopolíticas en Oriente Medio, que han llevado a los inversores a buscar activos seguros. Asimismo, se destaca la indiferencia del mercado alcista del oro frente a los factores macroeconómicos habituales, lo que ha contribuido aún más a su ascenso.

A pesar del fortalecimiento del dólar estadounidense y el aumento en los rendimientos del Tesoro, el oro ha mantenido su tendencia alcista, mostrando una sólida demanda como activo refugio. Se espera que esta tendencia continúe en el corto plazo, con analistas como Goldman Sachs elevando sus previsiones para el precio del oro, respaldados por la persistente demanda y las tensiones regionales.